Situación actual de neocolonialismo en los territorios ancentrales del pueblo boobe

El Estado unitario resultante, la República de Guinea Ecuatorial, alberga hoy cuatro pueblos distintos
unos de otros, con sus respectivos territorios ancestrales:

El pueblo Anobonés
El pueblo Boobe
El pueblo Ndowé, y
El pueblo Fang.

El 12 de octubre de 1968, España como potencia colonial, concedió todo el poder del estado unitario al pueblo Fang. A partir de la independencia del nuevo estado unitario, que incluía a nuestro territorio, comenzó nuestro declive económico y social, la exclusión de nuestro pueblo, la discriminación estructural,la ocupación sistemática de nuestros espacios ancestrales, la militarización de nuestro territorio, e instalación de destacamentos militares Fang en cada pueblo Boobe.

El resultado de la división aleatoria del continente africano con la defectuosa concesión de laindependencia de muchos territorios del continente, plasma en el caso de la actual Guinea Ecuatorial, el neocolonialismo. El traspaso de una dominación a otra, impuesta sobre el pueblo Boobe contra su voluntad
en su propio territorio. A raíz de la independencia malograda de los territorios españoles del golfo de Guinea, el pueblo Boobe ha sufrido la represión violenta, la discriminación y el abuso de sus derechos. Y esta situación perdura desde el primer régimen presidido por D. FRANCISCO MACIAS NGUEMA
BIYOGO, quien ejecutó la ocupación de los territorios ancestrales de los anoboneses, Boobes y ndówés, al actual régimen dirigido por el presidente D. TEODORO NGUEMA MBASOGO, quien accedió al poder mediante un golpe de estado hace más de cuatro décadas y perpetúa el abuso, la represión y la violencia que ejercía el régimen que le precedió. Ambos han perpetrado por sistema violaciones de derechos humanos y generado el empobrecimiento de nuestro pueblo.
38.- El régimen de Guinea Ecuatorial, ha impuesto un neocolonialismo sobre el pueblo Boobe, despojándolo de sus derechos legítimos y negándole con el uso de la fuerza, cualquier tipo de autonomía y/o autogobierno sobre nuestro territorio ancestral, la isla de Bioko (Eria). Asimismo, el Gobierno de Guinea Ecuatorial ha permitido la invasión de nuestros espacios ancestrales potenciado de manera arbitraria y gratuita la construcción de nuevos asentamientos de ciudadanos provenientes de otros territorios. Bajo el régimen del Gobierno de Guinea Ecuatorial, el pueblo Boobe de la isla de Bioko, se encuentra atrapado por un sistema opresor y cruel, que nos excluye legítimamente de la gobernabilidad de nuestro propio territorio. En estas circunstancias, la isla de Bioko, denominada Eria en nuestra lengua autóctona, es de facto una colonia bajo la opresión del régimen. Como ejemplo del neocolonialismo imperante, en la isla de Bioko y sobre el pueblo Boobe, destacamos la exclusión política, la falta de libertad de expresión, y la
ostentación ilegítima de todos o la mayoría de los cargos públicos y políticos en la administración territorial de nuestra isla. Estos cargos están ocupados casi en su totalidad por personas Fang provenientes de otros territorios, que han sido designadas arbitrariamente por el régimen discriminatorio de Guinea Ecuatorial.

El régimen del Gobierno de Guinea Ecuatorial, ha olvidado respetar y acatar todo cuanto el derecho internacional le exige como miembro de la ONU y conforme a lo estipulado en los siguientes artículos:

(1) Artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas, Capítulo XI:

Artículo 73

Los Miembros de las Naciones Unidas que tengan o asuman la responsabilidad de administrar territorios cuyos pueblos no hayan alcanzado todavía la plenitud del gobierno propio, reconocen el principio de que los intereses de los habitantes de esos territorios están por encima de todo, aceptan como un encargo sagrado la obligación de promover en todo lo posible, dentro del sistema de paz y de seguridad internacionales establecido por esta Carta, el bienestar de los habitantes de esos territorios, y asimismo se obligan:

a. a asegurar, con el debido respeto a la cultura de los pueblos respectivos, su adelanto político, económico, social y educativo, el justo tratamiento de dichos pueblos y su protección contra todo abuso;

b. a desarrollar el gobierno propio, a tener debidamente en cuenta las aspiraciones políticas de los pueblos, y a ayudarlos en el desenvolvimiento progresivo de sus libres instituciones políticas, de acuerdo con las circunstancias especiales de cada territorio, de sus pueblos y de sus distintos grados de adelanto;

c. a promover la paz y la seguridad internacionales;

d. a promover medidas constructivas de desarrollo, estimular la investigación, y cooperar unos con otros y, cuando y donde fuere del caso, con organismos internacionales especializados, para conseguir la realización práctica de los propósitos de carácter social, económico y científico expresados en este Artículo (…). (Véase Anexo IV, Carta de las Naciones Unidas, Capítulo XI).

De acuerdo a lo estipulado por el Artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas, el Gobierno de Guinea Ecuatorial, tiene el deber de reconocer los intereses de los habitantes de la isla de Bioko y tiene, además, la obligación de promover sus derechos, garantizando el bienestar del pueblo Boobe y la protección de nuestros derechos. Sin embargo, el Gobierno de Guinea Ecuatorial originario del interior de Río Muni, lejos de proteger los intereses del pueblo Boobe, nos tiene sometidos con el uso desmedido de la fuerza y
el abuso de poder.

(2) Artículo 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos:

Artículo 1

1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural.

2. Para el logro de sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales, sin perjuicio de las obligaciones que derivan de la cooperación económica internacional basada en el principio del beneficio recíproco, así como del derecho internacional. En ningún caso podrá privarse a un pueblo de sus propios medios de subsistencia.

3. Los Estados Partes en el presente Pacto, incluso los que tienen la responsabilidad de administrar territorios no autónomos y territorios en fideicomiso, promoverán el ejercicio del derecho de libre determinación, y respetarán este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas. (Véase Anexo V, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos).

Desde su ascensión al poder el régimen del Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial integrado por el 98% de personas del pueblo fang del interior de Río Muni, no ha promovido en ningún caso, el derecho a nuestra libre determinación. Más aún, nos ha privado de los ingentes beneficios y riquezas amasados por el régimen a través de la explotación de los recursos naturales de la Isla de Bioko, nuestro territorio ancestral.

(3) Artículos 19, 21 y 22 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos:

Artículo 19

1. Nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones.

2. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

3. El ejercicio del derecho previsto en el párrafo 2 de este artículo entraña deberes y responsabilidades especiales. Por consiguiente, puede estar sujeto a ciertas restricciones, que deberán, sin embargo, estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para:
a) Asegurar el respeto a los y/o reputación de los demás.
b) La protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.

Artículo 21
Se reconoce el derecho de reunión pacífica. El ejercicio de tal derecho sólo podrá estar sujeto a las restricciones previstas por la ley que sean necesarias en una sociedad democrática, en interés de la seguridad nacional, de la seguridad pública o del orden público, o para proteger la salud o la moral
públicas o los derechos y libertades de los demás.

Artículo 22
1. Toda persona tiene el derecho a asociarse libremente con otras, incluso el derecho a fundar sindicatos y afiliarse a ellos para la protección de sus intereses.
2. El ejercicio de tal derecho, sólo podrá estar sujeto a las restricciones previstas por la ley que sean necesarias en una sociedad democrática, en interés de la seguridad nacional, de la seguridad pública o del orden público, o para proteger la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de los
demás. El presente artículo no impedirá la imposición de restricciones legales al ejercicio de tal derecho cuando se trata de miembros de las fuerzas armadas y de la policía.
3. Ninguna disposición de este artículo, autoriza a los Estados Partes en el Convenio de la
Organización Internacional del Trabajo de 1948, relativo a la libertad sindical y a la protección del derecho de sindicación, a adoptar medidas legislativas que puedan menoscabar las garantías previstas en él ni a aplicar la ley de tal manera que pueda menoscabar esas garantías.

Tras la independencia, el régimen del Gobierno de Guinea Ecuatorial nos ha negado el derecho de elegir libremente a nuestros políticos y de crear nuestras propias instituciones y organizaciones. Estos derechos y libertades protegidos por el derecho internacional están prohibidos por ley en Guinea Ecuatorial.


En este sentido, véase por ejemplo el Artículo 9 de la Constitución de Guinea Ecuatorial, el cual prevé que “(…) Los partidos políticos de Guinea Ecuatorial no podrán tener idéntica denominación como aquellos que
preexistieron al 12 de octubre de 1968 y deberán tener carácter y ámbito nacional, por lo que no podrán tener por base la tribu, etnia región, distrito, municipio, provincia, sexo, religión, condición social ni profesión u oficio (…)”.

Con el Artículo 9 de la Constitución incurre el Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial en violaciones de derechos humanos e incumple, asimismo, con las obligaciones jurídicas adquiridas en virtud de los tratados y otras fuentes de derecho internacional.

La discriminación y exclusión del pueblo Boobe en su territorio ancestral es clara y de índole institucional y se fomenta y patrocina desde la cúpula del régimen fang, es decir, desde el Gobierno de Guinea Ecuatorial, (véase a modo de ejemplo el discurso del presidente Obiang disponible a través del siguiente enlace: https://youtu.be/NK22jC-EEws; https://www.youtube.com/watch?v=NK22jC-EEws).

Las conductas deplorables del gobierno y el atropello de nuestros derechos se convirtieron en
acontecimientos comunes en Guinea Ecuatorial después de la independencia en 1968 y continúan siéndolo
en la actualidad.

Los sucesivos gobiernos de la República de Guinea Ecuatorial han potenciado la sistemática violación
de los derechos humanos del pueblo Boobe. De igual modo, han coartado y desprovisto al pueblo Boobe
de su derecho a ejercer la libre determinación. Informes de relatores internacionales de la ONU lo confirman
y acreditan demostrando la precaria situación de nuestro pueblo, que de no remediarse culminará en la
extinción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.